Entrada anterior: EL MEGACONCIERTO DE LA GUITARRA ELÉCTRICA »CURSOS DE MÚSICA »CITAS-FRASES I »INCREDIBOX. Matarratos musical II »"THE CLEVER HAMSTER" Los ratones que querían ser m... »LA ARMÓNICA TROMPETERA »LA MUJER EN LA MÚSICA COMO INTERPRETE, DIRECTORA Y... »MIL FORMAS DE VER LA MÚSICA XIII: Tatuajes musical... »LO NUEVO PARA TU PLAY STATION 2: Cornet Hero »DORREMIFASOLES: Matarratos Musical I » 

08 diciembre 2009

UN...ANTOJITO


¿Alguien sabe la receta para conseguir que los planes salgan bien? yo no... En un futuro no muy lejano veíamos como se aproximaba este puente y evidentemente la intención de salir fuera de esta aldea era positiva y desprendía gran firmeza: ¡Nos vamos! (pero en nuestra contra luchaba la maldición de: "No me da la gana de que las cosas salgan bien").


Finalmente esta idea desapareció de nuestras mentes, dejando un pequeño lugar a la posibilidad de pasar un fin de semana fuera de casa, que realmente se convirtió en un día o mejor dicho una noche. Debido a este contratiempo ,que era de suponer, decidimos ir a un lugar de la mancha (de cuyo nombre no quiero acordarme) acompañados de un JPS que simulaba ser una extraordinaria rubia con ojos azules y grandes pechos despampanantes que compensaba con sus 2 neuronas y medías, ya que tenía la capacidad de llevarnos al sitio más apartado y oscuro de mirar, para cenar en un exótico restaurante, rodeada de una gran compañía y para finalizar la noche con una romántica visita a la zona recreativa más interesante del lugar: La bolera. (Llevaba meses queriendo ir :) )

Tras más de media hora de viaje, llegamos al poblado, nos aprendimos bien la ubicación de los adornos en forma de regalos que adornaban a un gran árbol de navidad situado sobre una rotonda del pueblo (pasamos 20 veces por allí), ¡conseguimos perdernos! y estar algo mas de X minutos sin saber como llegar a nuestro destino ( pero una vez más, la rubia JPS, nos sacó de apuros... ) Llegamos a la bolera, (pero no se porque razón no jugamos a los bolos, si era nuestro...Mejor dicho, mi deseo) y cuando los estómagos empezaron a ronronear, salimos de la zona recreativa para decir: Volveremos...O no…

Llegamos al esperado restaurante, (mi deseado restaurante, que debido al la excesiva decoración navideña, no nos permitió observar un pequeño detalle), y el camarero había cambiado su típico traje tradicional del país mejicano por una camisa blanca, un collar de oro gordo con la cara de cristo y un gran sello macizo en el dedo anular. (Joder con los mexicanos...) Realmente la decoración era la misma, todo igual, pero el acento del camarero me desconcertó: tenía un acento "gañan" no muy típico de esa república democrática. ¡¡¡¡Ea, nos habían metido a cuatro gañanes en lo que era un restaurante con clase, que pretendían que degustáramos rabo de toro o mollejas a alto coste, o un "bocata" cuyo precio te hacía imaginar que sería un gran pan moreno recubierto de capas y capas de incesante comida, algo tan caro debe saber bien!!!!!. Pedimos unos bocatas, (si señor, unos buenos bocatas), rellenos de...(Mejor no pensarlo) con pan duro de 7 días que podía reutilizarse para la elaboración de unas buenas migas caseras. En fin...apenas cené y las cosas no salieron como eran de esperar.

Moraleja: Lo que realmente importa no es si los planes salen bien o mal, lo que importa es estar rodeados de una buena compañía capaz de eliminar y hacerte disfrutar de todo aquello que sobra...A pesar de todo, fueron muy buenos momentos y al recordarlo me pregunto a mí misma...¿Volveremos algún día?  :)

Etiquetas: